computer-people-22221Hablar de inteligencia emocional en las áreas de liderazgo, sobre todo en la empresarial es necesario, también es justo para reconocer fallos con las relaciones diarias entre supervisor y supervisados. Debemos recordar, que el ser líder no es una cuestión de cargo, es una situación con factores que influyes tú en quiénes están bajo tu dirección; donde debes ser un poco el psicólogo, el administrador, el entrenador, el ejemplo, el pragmático y el comprensivo.

Parecen muchas responsabilidades para un mismo cargo, aunque, tenemos que pensar que nosotros nos hemos ganado estar allí, porque tenemos capacidad de dirección, control y administración, por tal situación eres el líder y como tal, debes aprender cada día más sobre mejorar las relaciones interpersonales con tu equipo de trabajo, clientes, proveedores, etc.

A continuación te describiré una serie de factores, que, si eres líder de equipo, empresario o emprendedor, vas a enfrentar en tu día a día y para las cuales debes estar preparado, con los 5 puntos de la inteligencia emocional que destaco luego:

  • Exceso y falta de trabajo.
  • Tiempo inadecuado para completar el trabajo de modo satisfactorio para nosotros y para los demás.
  • Ausencia de una descripción clara del trabajo o de la cadena de mando.
  • Falta de reconocimiento o recompensa por un buen rendimiento laboral.
  • No tener oportunidad de exponer las quejas.
  • Responsabilidades múltiples, pero poca autoridad o capacidad de tomar decisiones.
  • Superiores, colegas o supervisados que no cooperan ni nos apoyan.
  • Falta de control o satisfacción del trabajador por el producto terminado fruto de su trabajo.
  • Inseguridad en el empleo, poca estabilidad en la posición.
  • Verse expuesto a prejuicios en función de la edad, el sexo, la raza, el origen étnico o la religión.
  • Exposición a la violencia, amenaza o intimidaciones.
  • Condiciones de trabajo físico desagradables o peligrosas.
  • No tener oportunidad de servirse eficazmente del talento o las capacidades personales.
  • Posibilidad de que un pequeño error o una inatención  momentáneos tengan consecuencias serias o incluso desastrosas.

5 puntos de inteligencia emocional que deberás aplicar tú como líder:

1.- Reconocimiento y aceptación de las emociones: Consiste en tomar conciencia en determinados momentos, procesarlas mentalmente y aceptarlas sin ocultarlas, disimularlas o auto engañarse fingiendo otros sentimientos. Si se siente temor, ofuscación,  nerviosismo o exceso de confianza, lo mejor es profundizar en su comprensión.

2.- Manejo de las emociones propias: No podemos evitar la tristeza, la alegría, el amor, la indignación, o el miedo, pues forman parte de nuestra naturaleza; aunque si podemos encauzar nuestra reacción a su presencia.  Si un directivo siente frustración por su poca efectividad, puede activar su inteligencia y decidir qué hacer con esa emoción. Al agregar dominio de su pensamiento programará una respuesta alineada con sus metas, sin dejarse boicotear por sus sentimientos, sino usándolos a su favor.

3.- Motivación para actuar: Toda persona, tiene en potencia, los recursos para salir adelante; no obstante algunas no recurren a ellos. Doris Martin y Karen Boeck afirman: “los buenos resultados requieren cualidades como la perseverancia, disfrutar aprendiendo, tener confianza en uno mismo y ser capaz de sobreponerse a las derrotas.” Quienes confían en sus capacidades permanecen en control de sí mismos y son más determinados a levantarse antelas caídas, sin enfadarse o redirigir culpas hacia otros.

4.- Empatía: Consiste en entender las emociones de los demás y para eso es vital renunciar a los juicios de valor, la indisposición a los sentimientos ajenos o el creer que se posee el monopolio de la verdad y del talento. “Leer” neutralmente a quienes nos rodean, es el puente que permite cultivar la quinta y última aptitud para agregar inteligencia al manejo de las emociones.

5.- Gestión de las relaciones: “El ingrediente más importante en la fórmula del éxito, es saber cómo entenderse con la gente”. T. Roosevelt.

Al ser capaces de reconocer, interpretar y respetar las emociones propias y las ajenas,  aumentan las posibilidades de sostener relaciones efectivas y de calidad con otras personas. Incluso, en competencias empresariales, es posible salir airosos si se trabaja conscientemente la relación  mental y emocional con la competencia.

Esto es inteligencia emocional, saber valorar las emociones y resolver consecuentemente a través de ellas, las distintas situaciones que se nos presentan.

Autora:

Laura Carvajal

Formadora y asesora de líderes de primer nivel

de empresas en Liderazgo transformacional,

Motivación y comunicación efectiva.

Fuente Original:

http://potencialideres.com/blog/inteligencia-emocional-para-lideres-empresariales?goback=.gde_4474457_member_269756731#!